Doctrina del Hombre

El Hombre

(Salmo 8:4)

Introducción: En círculos académicos, el estudio del hombre es llamado "antropología" que viene de dos palabras griegas: "anthropos", que significa hombre, y "logos", que significa palabra, disertación o razón. Podemos decir que, la antropología bíblica trata al hombre como creación de Dios, como un pecador apartado de Dios por desobediencia voluntaria, y como objeto de la gracia redentora de Dios. La antropología científica cree que el hombre desciende de las bestias, su estudio se concentra en la variedad, características físicas y culturales, costumbres, relaciones sociales, etc. del género humano.

En el presente estudio trataremos de cubrir: El origen del hombre, su naturaleza, estado primario, probación, caída y redención.

El Origen del Hombre

El estudio de los orígenes del hombre, se estudia desde dos ángulos completamente diferentes: el de la filosofía humana y el de la Biblia. El primero no tiene ninguna relación con la Biblia, y evita toda relación con la revelación bíblica.

Teoría evolucionista del origen del hombre.

Entre las diversas teorías surgidas que tratan de explicar el origen del hombre, se puede decir que la de la evolución es la más popular, por ello merece una breve consideración.

a) Exposición de la doctrina. Esta teoría dice: que el hombre es descendiente directo de alguna de las especies de monos antropoides que todavía existen hoy en día. Su máximo exponente fue Carlos Darwin, este hombre escribió sus creencias en un libro titulado "El origen de las especies". La teoría se expone así: que mediante la "selección natural" y la "supervivencia del más apto", las diversas formas de seres animados llegaron a ser lo que son como resultado de una situación fortuita. En otras palabras, lo que Darwin enseña es: que la larva de un caracol, se convirtió en pez, el pez en reptil, el reptil en ave, y aplicando esta ley, enseñó que el mono se volvió hombre. Darwin explica el origen de la materia y la energía, así: Cierto día en el pasado distante, apareció la materia y la energía. No sabemos la fecha ni cómo comenzó. Dentro de la materia y la energía, apareció por casualidad una célula viva. Nadie sabe de donde. En esta célula residía una chispa de vida, y de esta célula original nació toda la vida, tanto vegetal como animal y el hombre mismo.

De manera entonces que, de acuerdo a esta teoría, se ha producido un progreso gradual y continuo de las especies inferiores de vida hacia las superiores, hasta que se llegó al hombre.

b) Definición de lo que es una especie. Es una clase de plantas o animales que tiene propiedades o características propias en común, y que puede propagarse indefinidamente sin cambiar esas características. Una especie puede degenerarse en una variedad., es decir, una o más plantas o animales individuales que poseen peculiaridades notables y diferentes a la especie original. Por ejemplo, una variedad de caballos de carrera se puede obtener mediante la cría por selección, pero siempre serán caballos. Cuando se produce una variedad y se perpetúa por muchas generaciones, tenemos una raza. Es así que en la especie canina tenemos muchas razas que difieren considerablemente unas de otras. No obstante ello, pertenecen a la especie canina. Ahora bien, cuando la Biblia dice que Dios hizo todos los seres según su especie o género (Gn. 1:20-25), no se afirma que Dios los hizo sin la capacidad de desarrollarse en otras variedades. Lo que quiere decir la Biblia es que, Dios hizo a las especies distintas y separadas, y que colocó una barrera intermedia de manera que, por ejemplo, un caballo jamás podría desarrollarse hasta transformarse en una raza de animales que ya no pudieran llamarse caballos.

c) ¿Qué prueba existe para determinar la diferencia entre las especies? La siguiente: Si se pueden aparear dos animales a fin de que se propaguen, y si la descendencia de estos se pueden propagar indefinidamente, entonces pertenecen a la misma especie. Si es todo lo contrario, no pertenecen a la misma especie. Por ejemplo el asno y el caballo pertenecen a especies distintas, pues si se los cruza producen mulas o mulos, y estos son incapaces de reproducirse, es decir no pueden engendrar mulas o mulos. Esta verdad contradice la teoría evolucionista, pues demuestra en forma evidente que Dios ha colocado una barrera que impide que una especie se convierta en otra. A esta verdad, se unen científicos serios como el Dr. Coppens, quien dice lo siguiente: "Aunque los hombres de ciencia se han dedicado por mucho tiempo a la exploración de la tierra y el mar, al examen de los restos fósiles de innumerables especies de plantas y animales, y a la aplicación del genio inventivo del hombre para perpetuar nuevas variedades y razas, no han podido todavía presentar una tan sola prueba decisiva de la transformación de una especie en otra. Los animales son ahora tal como están representados en las pirámides o se encuentran momificados en las tumbas de Egipto. Muchas especies se han extinguido, y se han encontrado otras de las cuales al parecer no existen especímenes muy antiguos. Pero no se puede probar que ninguna especie se haya desarrollado jamás de otra". Hasta aquí, la cita del Dr. Coppens.

Por lo antes expuesto, se puede decir que, existe un gran abismo impasable entre la bestia bruta y el hombre, entre la forma más elevada de los seres irracionales y la forma más baja del hombre. No existe animal alguno que emplee herramientas, que haga fuego, que se exprese en lenguaje articulado, o que tenga capacidad de razonar y conocer lo espiritual. Empero todo esto está presente en las formas más bajas del ser humano. El mono más inteligente es sólo animal; el espécimen más degradado de la raza humana es ciertamente aún un ser humano.

La doctrina de la generación espontánea.

Esta doctrina dice que el hombre es una producción espontánea de la tierra. Según esta enseñanza, la tierra estaba fertilizada con los gérmenes de todos los organismos vivientes, de los cuales surgieron todos los seres vivientes bajo circunstancias favorables. 

La antigüedad del Hombre.

Según los científicos la antigüedad del hombre se mide por centenares de miles de años, Los datos que se presentan para demostrar que el hombre ha vivido durante un número indeterminado de eras sobre la tierra son:

(I) La existencia de poblaciones edificadas sobre pilares, Y el hallazgo de utensilios de diferentes clases ahora sumergidos en lagos en Suiza y en otros lugares, que, se supone, son de gran antigüedad. En la mayoría de estos lugares se han encontrado artículos de piedra, por esto, se ha argumentado que estos pueblos vivieron en la llamada "edad de piedra". El Dr. Charles Lyell nos dice: "Todos estos argumentos no constituyen una prueba fiel. Los razonamientos se hacen en base de la ausencia de metal y la presencia de artículos de piedra. Por ello, se infiere que estos pueblos pertenecían a la "edad de piedra" a la que siguió la "edad de bronce" y después la "edad de hiero". Los geólogos suizos, nos sigue diciendo el Dr. Lyell, asignan a la edad de piedra una edad de 5 a 7 mil años; a la edad de bronce entre 3 mil y 4 mil años. Sin embargo, es una especulación totalmente arbitraria que hubiera jamás una edad de piedra. Esto se basa en una teoría que el hombre en su condición original fue de barbarie, de la que se elevó a través de una lenta progresión".

(II) El descubrimiento de restos humanos en estado fósil en depósitos a los que los geólogos asignan una edad contada por decenas, o centenares de miles de años. En la región de Java (Asia), en el año 1891 se encontró lo que el Profesor Eugene Dubois llamó el "eslabón perdido" (pitecantropus erectus) son restos óseos consistentes en una parte del cráneo, tres muelas y un hueso de la pierna. La distancia mayor que había entre fragmento y fragmento era de 20 pasos. Y con la ayuda de yeso, se reconstruyó el "eslabón intermedio" entre el hombre y la "creación inferior". Otros "eslabones" se han reconstruido de la misma manera. Empero el Dr. Etheridge, inspector del Museo Británico, dijo lo siguiente: "En todo este gran museo no existe partícula alguna de evidencia de la transmutación de las especies. En cambio este museo está lleno de pruebas de la completa falsedad de tales puntos de vista". Además del hombre de Java, se han encontrado: el hombre de Neanderthal, el de Cro-Magnon, el de Piltdown y otros. Irónicamente al juntar todos estos restos fósiles no se forma ni un medio esqueleto de un ser humano.

(III) La antigua separación de hombres en las distintas razas en las que ahora subsisten. Esta posición menciona que unos 3,000 años antes de Cristo, la raza blanca, la negra y la amarilla ya estaban desarrolladas. Y que este desarrollo tuvo que tomar incontables eras para quedar establecidas las razas. Ante esto, el Dr. Charles Hodge dice: "No es infrecuente que las variedades de una especie se produzcan en corto tiempo. Estas variedades de raza no son efecto de la operación ciega de causas físicas, sino que lo son por aquellas causas que son inteligentemente conducidas por Dios para el cumplimiento de algún sabio propósito. Los animales que viven en las regiones árticas no sólo están vestidas de pelo para su protección, sino que el color de su cubierta cambia con la estación. Y así Dios dispone las diferentes razas humanas en sus peculiaridades para que sean apropiadas para las regiones en que moran". 

La unidad de la especie humana.

La Biblia contrario a lo que enseña la evolución, afirma que, toda la especie humana desciende de una sola pareja. Este es el sentido obvio de los primeros capítulos del Génesis. Dios creó a Adán y a Eva como el principio de la especie humana, y les mandó: "Sed fecundos y multiplicaos. Llenad la tierra; sojuzgadla y tened dominio sobre los peces del mar, las aves del cielo y todos los animales que se desplazan sobre la tierra."(Génesis 1:28). Además, la narración subsiguiente de Génesis muestra claramente que las siguientes generaciones hasta la época del diluvio permanecieron en continua relación genética con la primera pareja. De manera que la especie humana constituye una unidad genética o genealógica. Esto es lo mismo que enseño Pablo en Hechos 17:26 "Y de una sangre ha hecho todo el linaje de los hombres, para que habiten sobre toda la faz de la tierra; y les ha prefijado el orden de los tiempos, y los límites de su habitación". Esta misma verdad es básica para la unidad de la especie humana en relación con la primera transgresión, y en relación también con la provisión hecha para la salvación de la especie en Cristo, Romanos 5:12, 19 "Por esta razón, así como el pecado entró en el mundo por medio de un solo hombre y la muerte por medio del pecado, así también la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron.... Porque como por la desobediencia de un solo hombre, muchos fueron constituidos pecadores, así también, por la obediencia de uno, muchos serán constituidos justos"; 1 Corintios 15:21-22 "Puesto que la muerte entró por medio de un hombre, también por medio de un hombre ha venido la resurrección de los muertos. Porque así como en Adán todos mueren, así también en Cristo todos serán vivificados".

El origen del Hombre de acuerdo a la Biblia.

La Biblia enfática y tajantemente dice: que el hombre fue creado a la imagen y semejanza de Dios, y que Dios es el único que puede realizar tan estupenda tarea. Dios, en su palabra, no nos impone ideas o teorías absurdas para que las creamos. El nos dice que hay una causa suficiente y racional de todas las cosas, y esa causa es únicamente El (Gn. 1:26-27) "Entonces dijo Dios: "Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza, y tenga dominio sobre los peces del mar, las aves del cielo, el ganado, y en toda la tierra, y sobre todo animal que se desplaza sobre la tierra." Creó, pues, Dios al hombre a su imagen; a imagen de Dios lo creó; hombre y mujer los creó".

El cuerpo humano viene de la tierra.

Las Escrituras nos enseñan al mismo tiempo que, Dios formó el cuerpo humano del polvo de la tierra, y sopló en él el aliento de vida (literalmente vidas,en el hebreo), y vino a ser un alma viviente. (Gn. 2:7). En base de este relato, se puede decir que, el hombre se compone de dos principios o elementos distintivos: el uno material, el otro inmaterial; el uno corpóreo, el otro espiritual.

Por este origen terreno del cuerpo del hombre, parece ser que se denominó al mismo, Adán, el cual es una derivación de adhamah, (palabra que significa tierra). Químicamente, esto es cierto. Una autoridad científica afirma que en el cuerpo humano existen 16 elementos de la tierra. El los enumera: calcio, carbono, cloro, flúor, hidrógeno, yodo, hierro, magnesio, manganeso, nitrógeno, oxígeno, fósforo, potasio, silicona, sodio y azufre. Así que se puede decir que el testimonio de la ciencia reitera la revelación bíblica según la cual el hombre es de la tierra (1 Cor. 15:47-49) "El primer hombre es de la tierra, terrenal; el segundo hombre es celestial. Como es el terrenal, así son también los terrenales; y como es el celestial, así son también los celestiales. Y así como hemos llevado la imagen del terrenal, llevaremos también la imagen del celestial". Ver también, Génesis 3:19 "Con el sudor de tu frente comerás el pan hasta que vuelvas a la tierra, pues de ella fuiste tomado. Porque polvo eres y al polvo volverás". 

La genética apoya la revelación bíblica.

La "ley de la herencia" descubierta por el científico Mendel, comprobó que las especies eran fijas, y que no podían cambiarse a otras especies distintas.

El Dr. Paul Brand, dice lo siguiente sobre el código químico de los genes ADN que controlan todas las formas de vida, y que mantienen la especie propagando a cada una según su propia clase (como enseña el capítulo uno de Génesis), evitando la evolución de cualquier especie a otra: "El cuerpo humano siente y conoce infaliblemente sus 100 trillones de células por nombre. Aunque las células de hueso, de grasa, de sangre, de músculo - difieren totalmente de mis componentes de hace diez años. Pues, todas las células han sido reemplazadas por células nuevas (excepto las células nerviosas y las células del cerebro, que nunca son reemplazadas). De ahí que mi cuerpo es más parecido a una fuente de agua que a una escultura, manteniendo su forma, pero siendo constantemente renovado. Lo maravilloso de todo esto es, que de alguna forma mi cuerpo sabe que las células nuevas pertenecen, y son bienvenidas. ¿Qué impulsa a las células a trabajar juntas?... El secreto de la membresía está encerrado dentro del núcleo de cada célula, enrollado en una cuerda de ADN. Una vez que el óvulo y el espermatozoide comparten su herencia, la escalera química de ADN se parte en el centro de cada gen semejante a como se separan los dientes de un cierre. El ADN se reforma cada vez que se dividen las células, cada una con el idéntico ADN. En el trayecto las células se especializan, pero cada una lleva el libro de instrucciones que les ha dictado el ADN. Es estimado que el ADN contiene instrucciones que, si se escribieran, llenarían mil libros de seiscientas páginas cada uno. (El ADN es tan angosto y compacto que cabría en un cubito de hielo, sin embargo si el ADN fuera desenredado y unido punta con punta, la cuerda podría estirarse de la tierra al sol ida y vuelta, por más de cuatrocientas veces). Cada célula posee un código genético tan completo que el cuerpo entero podría ser reconstruido a través de la información en cualquiera de las células del cuerpo... pero sería la misma especie y nunca una distinta." (hasta aquí la cita del Dr. Paul Brand)


Google
Web Busca en nuestra página
 

 

Doctrina del Hombre

                     Sección 1

 

Sección 1 contiene 
Origen
Antigüedad
Según la Biblia
    
Sección 2  contiene
Su creación
Parte material
Parte inmaterial
   
Sección 3 contiene
Elementos...
El alma
El espíritu
    
Sección 4 contiene
El corazón
La carne
Facultades
   
Sección 5 contiene
La inocencia
La caída
La depravación
   
Sección 6 contiene
La culpa
El remedio
Su futuro

                     Nota

¿Es el hombre nada más que un ser complejo, como han sostenido los naturalistas? ¿Es un  verdadero fragmento de la divinidad tal como los panteístas han dicho? o ¿Es meramente el   producto del azar como afirman la mayoría de científicos?  

La Biblia dice que Dios es el creador del ser humano. Agrega que por creación solamente el hombre lleva la imagen divina. Como también que esta imagen está empañada por el pecado y que es restaurada solamente por el sacrificio de Cristo en la cruz del calvario. La naturaleza y destino del hombre están entretejidos con este hecho fundamental. Las filosofías de este mundo atacan esta doctrina cuando degradan al hombre a un mero  animal originado por una casualidad.

Del hombre redimido la Biblia afirma que su destino es glorioso. Heb. 2:5-9 menciona que el mundo venidero estará bajo el dominio y administración humanos Los ángeles se quedan atrás; no hay lugar para el gobierno angelical. Este destino último en su grandeza y majestad, ha de sobrepasar la comisión inicial en Edén de subyugar todo el orden animal de este mundo.

La recuperación redentora de nuestro derecho a  ser "hijos de Dios" (ver Jn. 1:12) refleja el  designio  original,  un  plan  que  nunca  fue abandonado en la mente y corazón de Dios. (ver 2 P. 1:4; Gá. 4:6-7).

                      Descarga

  Descarga este estudio en formato...

::  Portada   ::      ::   Subir    ::      ::   Siguiente    ::

Copyright 2005 www.hermanosunidosencristo.org. All rights reserved. Un ministerio de la Iglesia Hermanos Unidos en Cristo de Burbank, CA. Estados Unidos