págs.  A  B  C  C+  D  E  F  G  H  I  J  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  Y  Z

 Griego Bíblico

Jactancia, Jactancioso (Ser), Jactar(Se)

A. Nombres

1. kauquema (kauvchma), véase GLORIA, A, Nº 2.

2. kauquesis (kauvchsi"), véase GLORIA, A, Nº 3.

B. Verbos

1. megalauqueo (megalaucevw), (de megala, grandes cosas, y auqueo, levantar el cuello); de ahí, jactarse. Se halla en Stg 3.5. Los mss. más comúnmente aceptados presentan ambos términos por separado. Indica el tipo de habla soberbia que provoca pendencias y que es causa de irritación para otros.

2. kaucaomai (kaucavomai), se traduce con el verbo «jactarse» en Ro 2.23; 1 Co 1.29; Stg 4.16. En todos los otros casos se traduce con el verbo «gloriarse», en la rvr.

3. katakaucaomai (katakaucavomai), forma intensificada del Nº 1 (kata, intensivo), significa jactarse en contra, exultar sobre (Ro 11.18: «no te jactes»; Stg 2.13: «triunfa», vm: «se gloría»; 3.14: «no os jactéis»).

4. perpereuomai (perpereuvomai), jactarse o envanecerse (de perperos, vanaglorioso, jactancioso, no en el NT). Se usa en 1 Co 3.4, negativamente, del amor.

Jaspe

iaspis (i[aspi"), palabra fenicia (cf. el término heb. yash<feh, p.ej., Éx 28.20; 39.16), parece haber designado una piedra transparente de varios colores, especialmente de color de fuego (Ap 4.3; 21.1,18,19). El sardio y el jaspe, de colores similares, eran las piedras primera y última, respectivamente, del pectoral del sumo sacerdote (Éx 28.17,20).

 

Jefe

strategos (strathgov"), originalmente, comandante de un ejército (de stratos, ejército, y ago, conducir), vino a denotar un comandante civil, gobernador (latir, duumvir), el más alto magistrado, o cualquier oficial civil con mando supremo (Hch 16.20,22,35,36,38). También designaba al principal jefe del templo, que era levita, y que estaba a la cabeza de los levitas que montaban guardia en y alrededor del templo (Lc 22.4,52; Hch 4.1; 5.24,26. Cf. Jer 20.1). A lo largo del cap. 16 de Hechos se traduce «magistrados»; en los otros pasajes: «jefe/s de la guardia».

Jesús

iesous ( jIhsou`") es una transliteración del nombre heb. «Josué», significando «Jehová es salvación»; esto es, «es el Salvador»; era «un nombre común entre los judíos (p.ej., Éx 17.9; Lc 3.29; Col 4.11). Fue dado al Hijo de Dios en la encarnación como su nombre personal, en obediencia a la orden dada por un ángel a José, el marido de su madre, María, poco antes de que Él naciera (Mt 1.21). Es con este nombre que se le designa generalmente en las narraciones evangélicas, pero no sin excepciones, como en Mc 16.19; Lc 7.13, y una docena más de pasajes en este Evangelio, y en unos pocos lugares en el de Juan.

«Jesucristo» aparece solo en Mt 1.1,18; 16.21, margen; Mc 1.1; Jn 1.17; 17.3. En Hechos se halla frecuentemente el nombre «Jesús». «Señor Jesús» se usa normalmente, como en Hch 8.16; 19.5,17; véase también los relatos de las palabras pronunciadas por Esteban (7.59), por Ananías (9.17), y por Pablo (16.31); aunque tanto Pedro (10.36), como Pablo (16.18), usaron también «Jesucristo».

En las epístolas de Santiago, Pedro, Juan y Judas, el nombre personal no se encuentra solo ni una sola vez, pero sí en Apocalipsis, donde se encuentra ocho veces (vm, 1.9; 12.17; 14.12; 17.6; 19.10, dos veces; 20.4; 22.16). En la rvr se exceptúan los dos primeros pasajes, donde aparece el nombre compuesto «Jesucristo» (tr).

En las Epístolas de Pablo, «Jesús» aparece solo únicamente trece veces, y en Hebreos ocho veces; en esta última, el titulo «Señor» se añade solo una vez (13.20). En las Epístolas de Santiago, Pedro, Juan y Judas, hombres que acompañaron al Señor en los días de su carne, «Jesucristo» es el orden invariable (en vm) del nombre y título, porque este fue el orden de su experiencia; lo conocieron primero como «Jesús», llegando a aprender, finalmente, en su resurrección, que Él era el Mesías. Pero Pablo llegó a conocerlo por primera vez en la gloria celestial (Hch 9.1-6), y siendo así su experiencia la inversa de la de los otros, se halla frecuentemente el orden inverso, «Cristo Jesús», en sus epístolas, pero, exceptuando Hch 24.24, no aparece en ningún otro lugar de la vm.

En las cartas de Pablo, el orden siempre está en armonía con el contexto. Así, «Cristo Jesús» describe al Excelso que se humilló a sí mismo (Flp 2.5), y da testimonio de su pre-existencia; «Jesucristo» describe al Menospreciado y Rechazado que fue después glorificado (Flp 2.11), y da testimonio de su resurrección. «Cristo Jesús» sugiere su gracia; «Jesucristo» sugiere su gloria» (de Notes on Thessalonians, por Hogg y Vine, pp. 26, 29).

Jornalero

1. misthotos (misqwtov"), adjetivo que denota alquilado. S usa como nombre, denotando a uno asalariado, «jornaleros» (Mc 1.20); «asalariado» (Jn 10.12); en el v. 13 aparece dos veces. En el pasaje de Juan denota no solo a uno que no tiene un interés real en su deber, y ello puede estar presente o no en su utilización en Mc 1.20 y en misthios, Nº 2; sino a uno que es además infiel en el cumplimiento del dicho deber. Este sentido siempre aparece en el término traducido «asalariado».

2. misthios (mivsqio"), adjetivo relacionado con Nº 1, y que significa similarmente un siervo a jornal: Se usa en Lc 15.17,19.

Jota

iota (ijw`ta), del término heb. yod, la letra hebrea más pequeña. Es mencionada por el Señor en Mt 5.18 (junto con keraia, pequeño cuerno, tilde, el punto o extremidad que distingue ciertas letras hebreas de otras), para expresar el hecho de que ningún articulo de la ley pasaría o quedaría sin cumplimiento. Véase también TILDE.

 

Joven, Jovencita

1. neoteros (newvtero"), grado comparativo de neos, nuevo, joven. Se traduce «jóvenes» (Hch 5.6; 1 Ti 2.4; Tit 2.6; 1 P 5.5). En realidad, significa «más jóvenes», y así se traduce en Lc 22.26; Jn 21.18; 1 Ti 5.1,11; en el v. 2, se traduce «jovencitas», y en Tit 2.4, «mujeres jóvenes».

2. neanias (neaniva"), hombre joven. Se usa en Hch 7.58; 20.9; 23.17 y en tr en vv. 18,22.

3. neaniskos (neanivsko"), diminutivo del Nº 3; joven. Aparece en Mt 19.20,22; Mc 14.51, dos veces; 16.5; Lc 7.14; Hch 2.17; 5.10, esto es, servidores; 23.18, en los textos más comúnmente aceptados, 22; también en 1 Jn 2.13-14, de la segunda rama de la familia espiritual.

Nota: El término pais se usa en Hch 20.12 con el significado de niño en relación con su ascendencia, «joven» (rvr; rv: «mozo»; Besson: «muchacho»).

 

Judío (Como), Judaico, Judaismo, Judaizar

A. Adjetivos

1. ioudaios ( jioudai`o") se usa: (a) adjetivamente, con el sentido literal, «judío»; en ocasiones con la adición de aner, varón (Hch 10.28; 22.3); en 21.39, en algunos mss. con anthropos, hombre, en sentido genérico; los mss. más comúnmente aceptados omiten esta frase en este pasaje; en 13.6, lit.: «un judío falso-profeta»; en Jn 3.22, con el término cora, tierra o país, que significa «judeano», lit.: «país judeano», usado por metonimia para denotar a la gente del país; (b) como nombre, un judío, judíos (p.ej., Mt 2.2; Mc 7.3). El nombre «judío» es primariamente «tribal»; de «Judá». Se halla por primera vez en 2 R 16.6, en distinción a Israel, el reino del norte. Después del exilio se utilizó principalmente para distinguir a la raza con respecto a los gentiles (p.ej., Jn 2.6; Hch 14.1; Gl 2.15, donde denota a cristianos de raza judía); distingue a los judíos de los samaritanos (Jn 4.9); de los prosélitos (Hch 2.10). Este término se usa con mucha frecuencia en el Evangelio de Juan y en Hechos; en el dicho Evangelio «denota especialmente a los representantes típicos del pensamiento judío en contraste a los creyentes en Cristo … o en contraste a otros judíos de opiniones menos pronunciadas, como, p.ej., Jn 3.25; 5.10; 7.13; 9.22» (Lukyn Williams, en Hastings’ Bible Dictionary). Tales representantes se hallaban, generalmente, en oposición a Cristo. En Hechos son principalmente aquellos que se oponen a los apóstoles y al evangelio. En Ro 2.28,29 se usa este término para denotar a judíos ideales; esto es, judíos en realidad espiritual, creyentes, tanto si se trata de judíos como de gentiles por nacimiento natural. El término femenino, «judía», se halla en Hch 16.1; 24.24.

También denota Judea (p.ej., Mt 2.1; Lc 1.5; Jn 4.3), sobrentendiéndose el término «país»; cf. (a) más arriba.

2. ioudaikos ( jIoudaikov") denota «judaico» (Tit 1.14).

B. Nombre

ioudaismos ( jioudai>smov"), judaísmo. Denota «la religión de los judíos» (Gl 1.13,14), y denota, no sus creencias, sino sus prácticas religiosas; y estas, no como instituidas por Dios, sino cómo quedaron desarrolladas y extendidas a partir de ello mediante las tradiciones de los fariseos y de los escribas. En los Apócrifos denota inclusivamente «el gobierno, leyes, instituciones y religión de los judíos».

C. Verbo

ioudaizo ( jioudai>vzw), lit.: judaizar, esto es, conformarse a las prácticas y maneras de los judíos. Se usa en Gl 2.14.

D. Adverbio

ioudaikos ( jioudai>Ÿkw`"), a la manera judía. Se traduce «como judío» en Gl 2.14.

 

Juez

1. krites (krithv"), juez, se usa: (a) de Dios (Heb 12.23), donde el orden en el original es «a un juez que es Dios de todos». Este es realmente el significado. Sugiere que aquel que es el juez de su pueblo es al mismo tiempo el Dios de ellos. Este es el orden en 10.30. El término se usa también de Dios en Stg 4.12; (b) de Cristo (Hch 10.42; 2 Ti 4.8; Stg 5.9); (c) de un gobernante en Israel en la época de los Jueces (Hch 13.20); (d) de un procurador romano (Hch 24.10); (e) de aquellos cuya conducta provee una norma de juicio (Mt 12.27; Lc 11.19); (f) en sentido legal, de uno que juzga y sentencia un caso (Mt 5.25, dos veces; Lc 12.14, Nº 2 en el tr; 12.58, dos veces; 18.2; 18.6, lit.: «el juez de injusticia», expresando su carácter de manera subjetiva; Hch 18.15); (g) de uno que emite un juicio o que asume esta posición (Stg 2.4; 4.11).

2. dikastes (dikasthv") (de dike, derecho, audiencia judicial, justicia; relacionado con dikazo, juzgar) denota un juez (Hch 7.27, 35; en tr aparece en Lc 12.14, véase Nº 1); en tanto que dikastes es un término legal, krites «destaca el proceso mental» (Thayer). En Atenas el dikastes actuaba como miembro de un jurado, siendo el krites el juez presidente.

Juicio, Juzgar

A. Nombres

1. krisis (krivsi") denota primariamente una separación; luego, una decisión, juicio, con la mayor frecuencia en un sentido legal, y especialmente de juicio divino. Para la variedad de sus significados.

Notas: (1) El Espíritu Santo, dijo el Señor, convencería al mundo de (peri, con respecto a), esto es, de la realidad del, juicio de Dios (Jn 16.8,11). Cf. 2 Ts 1.5. (2) En Ro 2.5 aparece el término dikaiokrisia, «justo juicio», que combina el adjetivo dikaios, recto, justo, con krisis; estos dos términos se usan separadamente en 2 Ts 1.5.

2. krima (krivma) denota el resultado de la acción significada por el verbo krino, juzgar. Se usa: (a) de una decisión pronunciada sobre las faltas de otros (Mt 7.2); (b) del juicio de parte del hombre sobre Cristo (Lc 24.20); (c) del juicio de Dios sobre los hombres (p.ej., Ro 2.2,3; 3.8; 5.16; 11.33; 13.2; 1 Co 11.29; Gl 5.10; Heb 6.2; Stg 3.1); por medio de Cristo (p.ej., Jn 9.39); (d) del derecho a juicio (Ap 20.4); (e) de un pleito (1 Co 6.7).

3. jemera (hJmevra), día. Se traduce «juicio» en 1 Co 4.3 (rv, vm, rvr, rvr77: «tribunal»); Besson traduce más literalmente «humano día». Se usa del presente período en el que se ejerce el juicio propio del hombre, un período de rebelión humana en contra de Dios. El adjetivo anthropinos, humano, que se deriva de hombre (anthropos), se pone aquí, indudablemente, en contraste con kuriakos perteneciente al Señor (kurios, señor), y que se usa en la frase «el día del Señor» en Ap 1.10, período de juicios divinos.

4. gnome (gnwvmh), primariamente un medio de conocer (relacionado con ginosko, véase CONOCER). Se traduce «juicio» en 1 Co 7.40.

Notas: (1) En 1 Co 6.4, kriterion, tribunal, se traduce «juicios». Véase B, Nº 3, Nota (1). (2) En Ro 1.32 dikaioma, ordenanza, acto justo, se traduce «juicio» (rv, rvr; rvr77: «veredicto» vm: «ley»; Besson: «justa sentencia»); véase . (3) En Tit 3.11 aparece el adjetivo autokatakritos, traducido «condenado por su propio juicio»;  (4) Jupodikos, adjetivo que significa llevado a juicio, que tiene que responder ante (jupo, bajo; dike, justicia); se usa en Ro 3.19, y se traduce «bajo juicio». (5) El verbo krino, juzgar, se traduce «ir a juicio» en 1 Co 6.1, en el sentido de «pleitear»; véase B, Nº 1. (6) El verbo sofroneo, que significa «ser cuerdo», se traduce «estaba … en su juicio cabal» en Mc 5.15; Lc 8.35 (rvr).

B. Verbos

1. krino (krivnw) denota primariamente separar, seleccionar elegir; de ahí, determinar, y de ahí juzgar, pronunciar juicio. «Los usos de este verbo en el NT pueden analizarse de la siguiente manera: (a) asumir el oficio de un juez (Mt 7.1; Jn 3.17); (b) pasar por el proceso de un juicio (Jn 3.18; 16.11; 18.31; Stg 2.12); (c) pronunciar sentencia (Hch 15.19; 16.4; 21.25); (d) condenar (Jn 12.48; Hch 13.27 Ro 2.27); (e) ejecutar juicio sobre (2 Ts 2.12; Hch 7.7); (f) estar involucrado en un pleito, bien como demandante (Mt 5.40; 1 Co 6.1); o como demandado (Hch 23.6); (g) administrar asuntos, gobernar (M 19.28; cf. Jue 3.10); (h) formarse una opinión (Lc 7.43; Jn 7.24; Hch 4.19; Ro 14.5); (i) tomar una resolución (Hch 3.13; 20.16; 1 Co 2.2)» (de Notes on Thessalonians, por Hogg y Vine, p. 267).

2. anakrino (ajnakrivnw), examinar, investigar, preguntar interrogar (ana, arriba, y Nº 1). Se traduce «se han de discernir» (1 Co 2.14), dicho de las cosas del Espíritu de Dios; en el v. 15: «juzga», dicho de ejercer un juicio discerniendo todas las cosas en cuanto a su verdadero valor, por parte de uno que es espiritual. En el mismo v.: «no es juzgado de nada», esto es, la mente meramente natural no puede estimar los motivos de la espiritual. En 4.3: «ser juzgado», esto es, en cuanto a examinar y pasar sentencia acerca del cumplimiento o incumplimiento de la comisión del apóstol; de la misma manera, en el mismo v.: «ni aun yo me juzgo a mí mismo», y en el v. 4: «el que me juzga es el Señor»; en 14.24: «por todos es juzgado», esto es, la luz del testimonio escudriñador de la asamblea se dirige a la conciencia de los irregenerados, sacudiéndolos judicialmente.

3. diakrino (diakrivnw) denota separar totalmente (dia, y Nº 1), discriminar, discernir; y, de ahí, juzgar; también disputar, dudar. Se traduce con el verbo juzgar en 1 Co 6.5, en el sentido de arbitrar. En 11.29, traducido «discernir», con referencia a participar del pan y de la copa de la Cena del Señor indignamente, al no discernir o discriminar lo que representan. En el v. 31, la rvr tiene «examinásemos» en lugar de «juzgáramos» (vm), de juzgarse a uno mismo, de discernir la propia condición, y así juzgar cualquier mal ante el Señor; en 14.29, con respecto al testimonio oral en una reunión de creyentes, se usa de discernir lo que es del Espíritu Santo, «juzguen» (rvr77: «disciernan»).

Notas: (1) En 1 Co 6.2, última cláusula, «juzgar» representa el nombre kriterion, que denota tribunal, corte de justicia, y así el significado es: «¿Sois acaso indignos de sentaros en tribunales de la menor importancia?», esto es, de juzgar casos menores. Algunos lo traducirían «casos», pero no hay ningún caso claro en ningún otro lugar de que posea este significado; (2) En 1 Co 13.11 logizomai,  se traduce «juzgaba». (3) En Ap 20.4; se traduce krima, juicio, como «facultad de juzgar» (rv: «juicio»).

Juntar

1. sunago (sunavgw), reunir o traer junto. Se dice: (a) de personas (p.ej., Mt 2.4: «convocados»; 26.3: «se reunieron»); (b) de cosas (p.ej., Mt 13.30: «recoged»); en Lc 15.13, la idea es la de juntar todos sus bienes para la venta; esto es, «habiéndolo vendido todo»; «juntándolo todo».

2. episunago (ejpisunavgw), juntar, destacándose el lugar en el que se efectúa esta reunión (epi, a). Se dice de una gallina y sus polluelos (Mt 23.37, dos veces; Lc 13.34), y así del cuidado que el Señor hubiera querido dar a los moradores de Jerusalén; del recogimiento de los escogidos (Mt 24.31; Mc 13.27); de la reunión de una multitud (Mc 1.33; Lc 12.1).

3. kolao (kollavw), unir fuertemente, encolar, cementar. Se usa primariamente de metales y de otros materiales (de kola, cola). En el NT se usa solo en la voz pasiva, con sentido reflexivo, en el sentido de juntarse a alguien, como de unirse a la propia esposa (Mt 19.5: «se unirá», en el tr aparece en este pasaje el verbo proskolao, más intenso todavía; 1 Co 6.16,17: «se une»). En el pasaje correspondiente en Mc 10.7, los mss. más comúnmente aceptados omiten la frase, que aparece en tr. En Lc 10.11 se usa del polvo, que se pega a los pies; en Hch 5.13; 8.29; 9.26; 10.28; 17.34, en el sentido de asociarse con una persona para quedar en su compañía, o estar de su parte; dicho, en el último pasaje, de aquellos en Atenas que creyeron; en Ro 12.9, éticamente, de seguir lo bueno, «adheríos» (rvr77).

4. proskleroo (prosklhrovw), lit.: asignar por suerte (pros, a; kleros, suerte), dar en suerte. Se halla en Hch 17.4: «se juntaron», impartiendo a la voz pasiva, forma en que se halla el verbo en este pasaje, un sentido de voz media; esto es, «se unieron a», o «echaron su suerte junto con». El significado de la voz pasiva puede retenerse traduciendo, en el sentido más estricto del término, «fueron asignados»; esto es, por Dios, a Pablo y a Silas, como seguidores o discípulos.

5. su(n)zeugnumi (sunzeuvgnumi), enyugar juntos (sun, con; zugos, yugo). Se usa metafóricamente de la unión matrimonial (Mt 19.6; Mc 10.9).

6. sunalizo (sunalivzw), reunir juntos, juntar, con la sugerencia de una reunión multitudinaria (sun, con; jalizo, agolpar; el adjetivo correspondiente es jales, repleto de gente). Se usa en Hch 1.4. No se debe aceptar el significado de comer con, sugerido por algunos, como si este término se derivara de jals, «sal».

7. sumporeuomai (sumporeuvomai), ir junto con, caminar con. Se traduce «juntarse» a él (Mc 10.1).

8. sunanamignumi (ai) (sunanamivgnumi), lit.: mezclarse con (sun, con; ana, arriba, y mignumi, mezclar), significa tener, o mantener, compañía con (1 Co 5.9,11; 2 Ts 3.14: «no os juntéis»).

Notas: (1) En Lc 8.4, suneimi, «estar con» (cf. Lc 9.18; Hch 22.11), se traduce en el sentido de movimiento, «juntándose»; (2) sunercomai, reunir, juntar, se traduce con este último verbo en Mt 1.18; Mc 6.33 (tr); Hch 1.21; 2.6; 1 Co 7.5; en 25.17 aparece el vocablo «juntos», en la frase «habiendo venido … juntos». (3) En Hch 17.5 se traduce el verbo oclopoieo «juntando una turba» (de oclos, multitud; poieo, hacer; lit.: «hacer una multitud»).

Juramento, Jurar

A. Nombres

1. jorkos (o{rko") es primariamente equivalente a jerkos, valla, cercado, aquello que contiene a una persona; de ahí, juramento. El mandato del Señor en Mt 5.33 constituye una condena de las minuciosas y arbitrarias restricciones impuestas por los escribas y fariseos en el tema de los juramentos, y por las que se profanaba el nombre de Dios. Este mandato se repite en Stg 5.12. El lenguaje del apóstol Pablo (p.ej., en Gl 1.20 y 1 Ts 5.27), no es inconsecuente con la prohibición de Cristo, leído a la luz de su contexto. Contrastar los juramentos mencionados en Mt 14.7,9; 26.72; Mc 6.26.

Hebreos 6.16 se refiere a la confirmación de un pacto entre hombres, garantizando el cumplimiento de lo acordado; en sus disputas «el fin de toda controversia es el juramento para confirmación». Se hace referencia a este hecho para ilustrar el más importante tema del juramento de Dios a Abraham, confirmando su promesa; cf. Lc 1.73; Hch 2.30.

2. jorkomosia (oJrkwmosiva) denota una afirmación bajo juramento (Nº 1 y omnumi, jurar). Se usa en Heb 7.20, 21, dos veces, 28, del establecimiento del sacerdocio de Cristo, el Hijo de Dios, designado sacerdote según el orden de Melquisedec, «hecho perfecto para siempre».

B. Verbo

omnumi (o[mnumi) u omnuo (ojmnuvw) se usa de afirmar o negar algo bajo juramento (p.ej., Mt 26.74; Mc 6.23; Lc 1.73; Heb 3.11,18; 4.3; 7.21); acompañado por aquello por lo cual uno jura (p.ej., Mt 5.34,36; 23.16 Heb 6.13,16; Stg 5.12; Ap 10.6).

Justicia

1. dike (divkh), primariamente costumbre, uso; vino a denotar lo que es recto; luego, una audiencia judicial; de ahí, la ejecución de una sentencia, «pena» (2 Ts 1.9; Jud 7: «castigo»). En Hch 28.4, «justicia», se personifica, y denota a la diosa Justicia o Némesis (lat., Justitia), estando convencidos los de Melita que ella estaba a punto de infringir la pena de muerte sobre Pablo por medio de la víbora.

2. dikaiosune (dikaiosuvnh) es el carácter o cualidad de ser recto o justo. Se usa para denotar un atributo de Dios (p.ej., Ro 3.5), cuyo contexto muestra que «la justicia de Dios» significa esencialmente lo mismo que su fidelidad, o veracidad, aquello que es consecuente con su propia naturaleza y promesas. Ro 3.25,26 habla de su justicia manifestada en la muerte de Cristo, que es suficiente para mostrar a los hombres que Dios ni es indiferente ante el pecado ni lo considera de manera ligera. Al contrario, demuestra aquella cualidad de santidad en Él que tiene que hallar su expresión en su condena del pecado.

«Dikaiosune se halla en los dichos del Señor Jesús: (a) de todo aquello que es recto o justo en sí mismo, de todo lo que se conforma a la voluntad revelada de Dios (Mt 5.6,10,20); (b) de todo aquello que ha sido señalado por Dios para que sea reconocido y obedecido por el hombre (Mt 3.15; 21.32); (c) de la totalidad de las demandas de Dios (Mt 6.33); (d) de los deberes religiosos (Mt 6.1), distinguidos como el dar limosnas, el deber del hombre hacia su prójimo (vv. 2-4), la oración, su deber para con Dios (vv. 5-15), el ayuno, el deber del dominio propio (vv. 16-18).

En la predicación de los apóstoles que se registra en Hechos este término tiene el mismo significado general. Igualmente en Stg 1.20; 3.18; en ambas epístolas de Pedro, las de Juan y Apocalipsis. En 2 Pedro 1.1: «la justicia de nuestro Dios y Salvador Jesucristo» es el recto trato de Dios con el pecado y con los pecados sobre la base de la muerte de Cristo. «La palabra de justicia» (Heb 5.13), es probablemente el evangelio, y las Escrituras que contienen el evangelio, en el que se declara la justicia de Dios en todos sus aspectos.

Este significado de dikaiosune, acción recta, es frecuente también en los escritos de Pablo, como en las cinco veces en que aparece en Ro 6; Ef 6.14, etc. Pero en la mayoría de las veces lo usa para denotar el don de gracia de Dios a los hombres por el cual todos los que creen en el Señor Jesucristo son introducidos a la correcta relación con Dios. Esta justicia es inalcanzable por obediencia a ley alguna o por cualquier mérito propio del hombre, o por cualquier otra condición que no sea la de la fe en Cristo … El que confía en Cristo viene a ser «justicia de Dios en Él» (2 Co 5.21); esto es, viene a ser en Cristo todo aquello que Dios demanda que sea un hombre. Debido a que Abraham aceptó la Palabra de Dios, haciéndola suya mediante aquel acto de la mente y del espíritu que recibe el nombre de fe, y, como demuestra lo que sucedió posteriormente, sometiéndose a su control, por ello Dios lo aceptó como uno que cumplió todas sus demandas (Ro 4.3).

De la justicia no se dice que sea imputada al creyente excepto en el sentido en que la fe es imputada («contada es el mejor término») como justicia. Es claramente evidente que en Ro 4.6,11, «justicia contada» tiene que entenderse a la luz del contexto, «fe contada por justicia» (vv. 3,5,9,22). En estos lugares, «por» es traducción de eis, que no significa «en lugar de», sino «con vistas a». La fe así ejercida lleva al alma a una unión vital con Dios en Cristo, e inevitablemente produce rectitud de vida, esto es, conformidad a la voluntad de Dios» (de Notes on Galatians, por Hogg y Vine, pp. 246-247).

2. ekdikesis (ejkdivkhsi"), que se traduce «justicia» en Lc 18.7,8, significa venganza.

3. dikaioma (dikaivwma) es la expresión concreta de la justicia; véase , A, Nº 2.

Notas: (1) El término krisis, «juicio», se traduce «justicia» en Lc 11.42; Hch 8.33; (2) El verbo ekdikeo, castigar, se traduce con la frase verbal «hacer justicia» en Lc 18.3,5;  (3) En Ap 18.28, el verbo krino aparece en una frase que, traducida lit.: es «ha juzgado vuestro juicio», y que en la rvr se traduce «os ha hecho justicia».

 

Justificación, Justificar

A. Nombres

1. dikaiosis (dikaivwsi") denota el acto de pronunciar justo, justificación, absolución; su significado preciso está determinado por el del verbo dikaioo (véase B). Se usa dos veces en la Epístola a los Romanos, único libro en que aparece en el NT, significando el establecimiento de una persona como justa por absolución de culpa. En Ro 4.25 la frase «para nuestra justificación» es, lit.: «por causa de nuestra justificación»; paralela a la cláusula precedente «por nuestras transgresiones», esto es, debido a las transgresiones cometidas; y significa, no con vistas a nuestra justificación, sino debido a que todo lo que era necesario de parte de Dios para nuestra justificación había sido cumplido con la muerte de Cristo. Es por ello que Él fue levantado de entre los muertos. Siendo la propiciación perfecta y completa, su resurrección fue la contrapartida confirmatoria. En 5.18: «la justificación de vida» significa «justificación que resulta en vida» (cf. v. 21). El hecho de que Dios justifica al pecador que cree sobre la base de la muerte de Cristo involucra su libre don de la vida.

2. dikaioma (dikaivwma) tiene tres significados distintos, y parece que la mejor descripción inclusiva de este término es «una expresión concreta de justicia»; es una declaración de que una persona o cosa es justa; y, de ahí, generalizando, representa la expresión y el efecto de dikaiosis (Nº 1). Significa: (a) una ordenanza (Lc 1.6; Ro 1.32), esto es, aquello que Dios ha declarado que es lo recto, refiriéndose a su decreto de retribución, «juicio»; Ro 2.26: «las ordenanzas de la ley»; esto es, demandas rectas ordenadas por la ley; de la misma forma en 8.4: «la justicia de la ley», o su «ordenanza», esto es, colectivamente, los preceptos de la ley, todo lo que ella exige como justo; en Heb 9.1,10, ordenanzas relacionadas con el ritual del tabernáculo; (b) una sentencia de absolución, por la cual Dios absuelve a los hombres de su culpa, bajo las condiciones: (1) de su gracia en Cristo, por medio de su sacrificio expiatorio, (2) el recibir a Cristo por la fe (Ro 5.16); (c) un acto justo (Ro 5.18: «por la justicia de uno», rvr; la vm traduce con mayor precisión «un solo acto de justicia»; cf. rv: «una justicia», donde se afirma también el carácter concreto de un acto justo); en efecto, no se trata del acto de la justificación, ni del carácter justo de Cristo, como lo sugiere la traducción de rvr y rvr77; dikaioma no significa carácter, como es el caso de dikaiosune, rectitud, justicia, sino la muerte de Cristo, como acto cumplido en coherencia con el carácter de Dios y sus consejos. Esto queda claro al ser una antítesis a «la una sola transgresión» de la anterior afirmación (vm). Para algunos, la palabra aquí significaría un decreto de justicia, como en el v. 16; ciertamente, la muerte de Cristo podría ser considerada como el cumplimiento de tal decreto; pero, tal como sigue el argumento del apóstol, el término, como sucede frecuentemente, pasa de un matiz a otro; y aquí significa no un decreto, sino un acto. Lo mismo sucede en Ap 15.4: «acciones justas» (rvr; rv: «justificaciones»; Besson coincide aquí con rv; vm: «perfecta justicia»).

B. Verbo

dikaioo (dikaiovw), primariamente considerar ser justo. Significa, en el NT: (a) mostrar ser recto o justo; en la voz pasiva, ser justificado (Mt 11.19; Lc 7.35; Ro 3.4; 1 Ti 3.16); (b) declarar ser justo, pronunciar a alguien justo: (1) por parte del hombre, con respecto a Dios (Lc 7.29; véase Ro 3.4 más arriba); con respecto a sí mismo (Lc 10.29; 16.15); (2) por parte de Dios con respecto a los hombres, que son declarados ser justos ante Él sobre la base de ciertas condiciones por Él establecidas.

De manera ideal, el total cumplimiento de la ley de Dios sería la base para quedar justificado ante Él (Ro 2.13). Pero ningún caso así ha tenido lugar en la experiencia meramente humana, y por ello nadie puede nunca quedar justificado sobre esta base (Ro 3.9-20; Gl 2.16; 3.10,11; 5.4). En base de esta presentación negativa en Ro 3, el apóstol prosigue para mostrar que, en consecuencia con el carácter recto de Dios, y con vistas a la manifestación de dicho carácter, Él es, por medio de Cristo, como «propiciación por medio de (en, instrumental) … su sangre» (3.25), «el que justifica al que es de la fe de Jesús» (v. 26), siendo la justificación la absolución legal y formal de toda culpa por parte de Dios como Juez, siendo el pecador pronunciado justo al creer en el Señor Jesucristo. En el v. 24: «siendo justificados» está en tiempo presente continuo, indicando el proceso constante de justificación en la sucesión de aquellos que creen y son justificados. En 5.1, «justificados» está en aoristo, o tiempo puntual, lo que indica el tiempo definido en el que cada persona, al ejercitar la fe, fue justificada. En 8.1, la justificación es presentada como «no hay condenación». El que sea la justificación lo que está a la vista en este pasaje queda confirmado por los capítulos anteriores y por el v. 34. En 3.26, la frase «que justifica» es el participio presente del verbo, lit.: «justificante»; similarmente en 8.33, donde se usa el artículo: «Dios es el que justifica», que, más lit.: es, «Dios es el justificante», estando el énfasis en la palabra «Dios».

La justificación es primaria y gratuitamente por la fe, consiguiente y evidencialmente por las obras. Con respecto a la justificación por las obras, la pretendida contradicción entre Santiago y Pablo existe solo en apariencia. Hay armonía entre ambas perspectivas. Pablo tiene en mente la actitud de Abraham hacia Dios, su aceptación de la palabra de Dios. Esto era algo solo conocido por Dios. La Epístola a los Romanos se ocupa del efecto de esta actitud hacia Dios, no del carácter de Abraham ni de sus acciones, sino del contraste entre la fe y la ausencia de ella, esto es, la incredulidad, cf. Ro 11.20. Santiago (2.21-26) se ocupa del contraste entre la fe real y la falsa fe, una fe estéril y muerta, que no es fe en absoluto.

Aún más, los dos escritores se ocupan de diferentes épocas en la vida de Abraham: Pablo, los acontecimientos registrados en Gn 15; Santiago, los de Gn 22. Contrástense las palabras «creyó» en Gn 15.6 y «obedeciste» en 22.18.

Además, los dos escritores usan los términos «fe» y «obras» en sentidos algo diferentes. Para Pablo, la fe es la aceptación de la palabra de Dios; Santiago la usa en el sentido de la aceptación de ciertas afirmaciones acerca de Dios (v. 19), que pueden no afectar la conducta de uno. La fe, tal como la presenta Pablo, resulta en la aceptación por parte de Dios, esto es, la justificación, y se manifiesta activamente. Si no es así, como dice Santiago: «¿Podrá la fe salvarle?» (v. 14). Para Pablo, las obras son obras muertas; Santiago trata de obras vivas. Las obras de las que habla Pablo podían ser totalmente independientes de la fe; las mencionadas por Santiago solo pueden ser llevadas a cabo allí donde hay una fe real, y dan evidencia de su realidad.

Y así es con la justicia, o justificación: Pablo está ocupado con una relación correcta con Dios, y Santiago con una conducta recta. Pablo da testimonio de que los impíos pueden ser justificados por la fe, Santiago lo da de que solo el que obra correctamente justificado.

 

Justo, Justamente

A. Adjetivos

1. dikaios (divkaio) se usó al principio de personas observantes de dike, costumbre, regla, derecho; especialmente en el cumplimiento de los deberes hacia los dioses y hombres, y de cosas que se ajustaban a derecho. En el NT, denota rectitud, un estado de ser recto, de conducta recta, sea que se juzgue en base de normas divinas, o humanas, de lo que es recto. Dicho de Dios, designa el perfecto acuerdo entre su naturaleza y sus actos, en lo cual Él es la norma para todos los hombres. Se usa: (1) en sentido amplio, de personas: (a) de Dios (p.ej., Jn 17.25; Ro 3.26; 1 Jn 1.9; 2.29; 3.7); (b) de Cristo (p.ej., Hch 3.14; 7.52; 22.14; 2 Ti 4.8; 1 P 3.18; 1 Jn 2.1); (c) de hombres (Mt 1.19; Lc 1.6; Ro 1.17; 2.13; 5.7. (2) de cosas; sangre (metafóricamente, Mt 23.35); el juicio de Cristo (Jn 5.30); cualquier circunstancia, hecho o acto (Mt 24.4, v. 7, en algunos mss.; Lc 12.57; Hch 4.19; Ef 6.1; Flp 1.7; 4.8; Col 4.1; 2 Ts 1.6); «el mandamiento», o sea, la ley (Ro 7.12); obras (1 Jn 3.12); los caminos de Dios (Ap 15.3).

2. endikos (e[ndiko"), justo, recto (en, en; dike, derecho). Se dice de la condenación de aquellos que dicen «Hagamos males para que vengan bienes» (Ro 3.8); de la recompensa de retribución de las transgresiones bajo la ley (Heb 2.2).

Nota: En cuanto a la distinción entre Nº 1 y Nº 2: «dikaios caracteriza al sujeto en tanto que él es, por así decirlo, uno con dike, recto; endikos, en tanto que tenga una relación adecuada con dike … en Ro 3.8 endikos presupone aquello que ha sido decidido rectamente, lo que lleva a una sentencia justa».

B. Adverbio

dikaios (diakaivw"), justamente, rectamente, de acuerdo con lo que es recto. Se dice: (a) del juicio de Dios (1 P 2.23: «que juzga justamente»); (b) de hombres (Lc 23.41: «justamente»; 1 Co 15.34: «debidamente», vm: «como es justo»; 1 Ts 2.10: «justa … mente»; Tit 2.12: «justa … mente»).


Google
Web Busca en nuestra página
 

 

Griego

                     Letra J

  En esta sección te presentamos las siguientes palabras griegas.

Jactancia...
Jaspe
Jefe
Jesús
Jornalero
Jota
Joven
Judío
Juez
Juicio
Juntar
Juramento
Justicia
Justificación
Justo

                     Nota

El griego, idioma en que se escribió el Nuevo Testamento, pertenece a la familia de lenguas indoeuropeas (el hebreo pertenece a la familia semítica). El griego es la lengua en la que originalmente se escribió el Nuevo Testamento. Además, la primera traducción completa de las Escrituras Hebreas, conocida como la Versión de los Setenta, fue una traducción al griego. Es un lenguaje flexivo, es decir, que consigue una amplia gama de expresión por medio de raíces, prefijos y desinencias.

Koiné.- La época de oro de la koiné, o griego común, se extendió desde alrededor del año 300 a. C.. hasta aproximadamente 500 d. C.. Se trataba de una mezcla de diferentes dialectos griegos, entre los que predominaba el ático. Con el tiempo se convirtió en lengua internacional, con una importancia que no tenían otras lenguas de la época. Koiné significa "[lengua] común" o "[dialecto] común a todos". Tal era su extensión, que tanto los decretos de los gobernadores imperiales como los del senado romano se traducían a la koiné para distribuirse por todo el Imperio romano. Por ello, la acusación que se fijó en el madero sobre la cabeza de Jesucristo no solo estaba escrita en latín, la lengua oficial, y en hebreo, sino también en griego (koiné). (Mt 27:37; Jn 19:19, 20).

Las palabras griegas aqui presentadas han sido extraídas del reconocido Diccionario del Griego W. E. Vine.

                      Descargas

  Descarga el diccionario en formato...

::  Portada   ::      ::   Anterior   ::      ::   Subir    ::      ::   Siguiente    ::

Copyright © 2005 www.hermanosunidosencristo.org. All rights reserved. Un ministerio de la Iglesia Hermanos Unidos en Cristo de Burbank, CA. Estados Unidos