Págs.

LA MUERTE DE CRISTO

1 Corintios 15:14

Introducción. La muerte de Cristo es explicada en el Nuevo Testamento no como un suceso accidental o debido a la hostilidad de sus adversarios, sino como en cumplimiento a un eterno plan por medio del cual Dios se propuso redimir al hombre: " . . . fuisteis rescatados ... con la sangre preciosa de Cristo ... destinado desde antes de la fundación del mundo . . . " (1 P. 1:18-20). La razón atribuida a la muerte de Jesús como un evento redentor se explica con diferentes términos que se complementan entre sí y que hacen de la salvación del hombre su propósito específico. Es así que en el Nuevo Testamento la muerte de Cristo se entiende como:

I. Un rescate.

A. Uno de los vocablos del Nuevo Testamento que se traduce como "rescate" es lútron.

1- Esta palabra ocurre únicamente dos veces (Mt. 20:28; Mr. 10:45).

2- En el texto griego del Antiguo Testamento, la Septuaginta, lútron se usa como el dinero que se paga para rescatar:

a. esclavos (Lv. 19:20).

b. cautivos (Is. 45:13).

c. vidas (Ex.21:30; Nm. 35:31).

3- Tanto en Mateo 20:28 como en Marcos 10:45 Jesús explica su servicio mesiánico como un ofrecimiento de su vida en rescate por muchos.

4- Este ofrecimiento voluntario de su vida implica muerte, que en Juan 10:11, 15,17 es descrita de una manera similar.

B. Otra palabra que significa "rescate" es antilútron la cual ocurre una sola vez en el Nuevo Testamento: "Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre, el cual se dio a sí mismo en rescate por todos…" (1 Ti. 2:5,6).

C. Un verbo afin es lútroo (redimir).

1- Este verbo ocurre un total de tres veces (Lc. 24:21; Tit. 2:14; 1 P. 1:18).

2- En Tito se dice de Cristo haber ofrecido su vida voluntariamente para redimir y purificar para si un pueblo propio, y en 1 Pedro 1:18, la redención se explica como algo que se obtuvo no por medio de oro o plata sino por medio de la sangre preciosa de Cristo.

D. Otra palabra que se usa para explicar el significado de la muerte de Cristo es apolútrosis (redención).

1- El significado original de esta palabra es "comprar un esclavo o un cautivo y hacerlo libre mediante el pago del rescate."

2- Por medio de la sangre de Cristo el hombre tiene redención, la cual consiste en el perdón de los pecados (Ef. 1:7; Col. 1:14) y la adquisición de la herencia eterna (He. 9:15).

E. La idea de rescate también se da con los verbos agorázo (comprar, redimir) y exagorázo (comprar, redimir).

1- Ambas palabras vienen de ágora (mercado). Exagorázo es una palabra compuesta de la preposición ek (fuera) y el verbo agorázo. Es un término enfático que sugiere la acción de comprar algo en el mercado para luego sacar de ese lugar lo que se adquirió.

2- Según San Pablo, "Cristo nos redimió de la maldición de la ley, hecho por nosotros maldición (porque está escrito: Maldito todo el que es colgado en un madero)" (Gá.3:13). Según este texto la redención es consecuencia de la muerte de Cristo.

3- En Apocalipsis 5:9 los cuatro seres vivientes y los veinticuatro ancianos cantan al Cordero: "Digno eres de tomar el libro y de abrir sus sellos; porque tú fuiste inmolado, y con tu sangre nos has redimido para Dios ...".

F. Todos los términos griegos que hemos visto asociados con la muerte de Cristo indican que a través del ofrecimiento de su vida en sacrificio voluntario, el cual Dios aceptó como un rescate, obtuvo para el hombre la liberación de sus pecados y de la condenación. Esta liberación real y completa es el resultado exclusivo de la intervención de Cristo; su muerte satisfizo el rescate estipulado por las demandas de Dios.

II. Expiación.

A. En el Nuevo Testamento hay dos palabras que se traducen "expiación", ellas son: jilasmós (1 Jn.2:2; 4: 10) y jilastérion (Ro.3:35; He.9:5). Ambas connotan la idea de expiar pecados.

B. En Romanos 3:25 y 1 Juan 4:10 Dios es el iniciador de la expiación esto es: la iniciativa total de la expiación se encuentra exclusivamente en El.

1- Dios envió a Cristo para que fuese la expiación de los pecados del mundo. Este acto tomó lugar no como consecuencia del amor del hombre hacia Dios, sino corno resultado de su espontánea y misericordiosa iniciativa.

2- Por lo tanto, ambos términos connotan la idea de un acto generoso. En la sangre de Cristo el pecado es condenado y expiado, haciendo posible que se establezca una relación amistosa entre Dios y el hombre.

III. Reconciliación.

A. La palabra "reconciliación" es la traducción del vocablo griego katallagé el cual ocurre cuatro veces en el Nuevo Testamento (Ro. 5: 11; 11; 15; 2 Co. 5:18,19). Los verbos afines katalláso (reconciliar) y apokatalláso (reconciliar) ocurren seis (Ro. 5:10; dos veces en 1 Co. 7:11; 2 Co. 5:18,19,20) y tres (Ef. 2:16; Col. 1:20,21) veces respectivamente.

B. En todos estos pasajes, excepto 1 Co. 7:11, la voz activa del verbo se usa en referencia a Dios como el sujeto de la acción (2 Co. 5:18;19; Ef. 2:16; Col. 1:20,21), y la pasiva en referencia al hombre como el que recibe la acción (Ro. 5:10; 2 Co.5:20).

C. Por lo tanto, Dios es el que reconcilia a la raza humana consigo mismo, y no a si mismo con la raza humana; Dios es el que produce la acción de la reconciliación en base a la cruz de Cristo.

D. Cuando los hombres se encontraban débiles (Ro. 5:6) Dios envió a Jesucristo a morir en lugar de ellos; por causa de la muerte de Cristo, Dios no les toma en cuenta a los hombres sus pecados (2 Co. 5:19) sino que los justifica (Ro. 5:1), asegurándoles así lo que de otra manera era imposible, esto es, paz (Ef. 2:16; Col. 1:20,21).

IV. Substitución.

A. Hay un número considerable de textos donde la muerte de Cristo se presenta como una substitución, esto es, en lugar de la humanidad, por ejemplo:

1. "... Cristo padeció por vosotros (los mejores manuscritos leen "vosotros" y no nosotros" como leen las versiones en español) ... quien llevó él mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero ... por cuya herida fuisteis sanados" (1 P. 2:21,24).

2. "Porque también Cristo padeció una sola vez por los pecados, el justo por los injustos, para llevarnos a Dios ... " (1 P. 3:18).

3. "Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él" (2 Co. 5:21).

4. Según estos textos, el propósito de la muerte vicaria de Cristo fue:

a. Para que el hombre pudiese morir al pecado y vivir a la justicia.

b. Para que el hombre pudiese acercarse a Dios, y

c. Para que el hombre pudiese ser justicia de Dios.

B. La muerte vicaria de Cristo se entiende mejor cuando se toma en consideración la participación del individuo dentro de la sociedad, de acuerdo a como en el Antiguo Testamento se entendía el tema de la culpa y la expiación. El pecado de un individuo tenía consecuencias negativas no sólo para él mismo sino también para toda la comunidad en la cual vivía. Un crímen no era sólo el acto de un individuo con consecuencias exclusivamente personales, sino un peligro directo a toda la comunidad. Una forma de anularlo era dirigirlo hacia otra persona, transfiriendo la culpa que poseía.

1- Uno de los mejores ejemplos de la reconciliación, por medio de la transferencia de la culpa, que se encuentra en el Antiguo Testamento es la ceremonia del gran día de la expiación. Se tomaban de la congregación dos machos cabríos. Uno era sacrificado (Lv. 16:9) y sobre la cabeza del otro el sacerdote ponía sus manos, confesando sobre él todas las iniquidades del pueblo de Israel. El macho cabrío era llevado entonces a un lugar solitario donde era puesto en libertad.

2- Este acto significaba que la iniquidad de la nación ya no representaba una amenaza porque había sido transferida, castigada y destruida.

C. El sufrimiento vicario del justo en lugar de otros se dramatiza muy bien en el Siervo Sufriente de Isaías 53.         

1- Según este capítulo, el Siervo Sufriente es herido por las transgresiones de su pueblo, molido por sus iniquidades, castigado para que su pueblo alcance salvación; él lleva sobre sí mismo las iniquidades de todos ellos (vs. 5,6).

2- Indudablemente que Juan el Bautista tuvo en mente este papel vicario del ministerio redentor de Cristo, representado por el Siervo Sufriente de Isaías 53 cuando dijo de Jesús: "He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo" (Jn. 1:29).

Conclusión. Para concluir, la muerte de Cristo significa cuatro cosas: 1) rescate, 2) expiación, 3) reconciliación, y 4) substitución. De manera que fue en cumplimiento a un plan redentor que Dios elaboró en su propia iniciativa por amor al mundo.

LA RESURRECCIÓN DE CRISTO

Hechos 2:32-36

Introducción. La resurrección de Cristo no es un acto independiente, desconectado de la cruz. La cruz y la resurrección no deben ser considerados como dos eventos salvíficos separados sino como dos aspectos de un solo acto redentor en Cristo Jesús. Su relación es clara por el hecho de que los evangelistas presentan los sufrimientos y muerte de Cristo íntimamente conectados con su resurrección, son un evento inseparable (Mt. 16:21; 20:19; Mr. 8:31; 9:31; 10:34; Lc. 9:22; 18:33; 24:7,46). Para el apóstol San Pablo era necesario que el Cristo muriese y que fuese resucitado de los muertos (Hch. 17:3) para ser Señor de los vivos y los muertos (Ro. 14:9). Este evento doble constituye el contenido de la fe de los creyentes (1 Ts. 4:14; 1 Co. 15:3,4). Consideremos el significado de la resurrección y exaltación de Cristo.

I. La resurrección de Cristo no fue un evento que él mismo realizó, sino el resultado de la intervención dinámica del Padre a favor del Hijo.

A. Por lo menos veintitrés veces se dice de Dios que El levantó a Jesús de entre los muertos haciendo la resurrección una acción que Dios el Padre llevó a cabo en la persona de Jesús (véase, por ejemplo, Hechos 2:24,32; 3:15,26; 4:10, etc.).

B. Ocho veces Dios es llamado "el que resucitó", con su gloria (Ro. 6:4) y poder (Ef. 1:19,20; Col. 2:12) a Cristo de los muertos de acuerdo a un plan eterno por el cual se propuso reconciliar consigo mismo todas las cosas (Col. 1: 18-20).

II. La importancia de la resurrección de Cristo se evidencia por lo que significó para él en su función salvífica.

A. No importase cuán impresionante y dramática hubiese sido su crucificción, si hubiera permanecido en la tumba, hubiera sido simplemente otro maestro piadoso.

B. Sus credenciales divinas fueron anticipadas cuando dijo a los judíos: "Destruid este templo, y en tres días lo levantaré" (Jn. 2:19). San Juan añade que Jesús habló del templo de su cuerpo y que cuando resucitó de los muertos, sus discípulos recordaron que él había dicho esto y creyeron (Jn. 2:21,22).

III. Para los evangelistas era necesario no sólo que Cristo sufriese y muriese sino también que se levantase de los muertos (Mt. 16:21; Lc. 9:22).

A. Aunque es cierto que para Mateo y Lucas Cristo era el Hijo de Dios desde el momento de su nacimiento, y para Juan Cristo era el Hijo preexistente, filiación que según Marcos fue anunciada en su bautismo (Mr. 1:11), para Pablo fue a través de su resurrección que Cristo fue declarado Hijo de Dios con poder (Ro. 1:14; Hch. 13:33).

B. Hubiera sido muy difícil creer en la filiación preexistente de Cristo si no hubiera resucitado de los muertos.

IV. El señorío de Cristo también está conectado con su resurrección.

A. Para Pablo, uno de los propósitos de la muerte y resurrección de Cristo fue para que viniese a ser Señor de los vivos y los muertos (Ro. 14:9), señorío que debe ser confesado por toda lengua (Fil. 2:11).

B. Este señorío de Cristo por causa de su resurrección es parte de su exaltación por el Padre por la cual pudo derramar el Espíritu sobre la iglesia (Hch. 2:32,33), llegando a ser su cabeza (Ef. 1:22; Col. 1: 18).

C. Pero esta exaltación es más que ser el dispensador del Espíritu y la cabeza de la iglesia: lo coloca sobre todo principado y autoridad, poder y señorío en este siglo y en el venidero (Ef. 1:21; 1 Co. 15:27; 1 P. 3:22; Mt. 28:18; Fil. 2:9-11).

V. La resurrección garantiza la presencia permanente del completo sacrificio de Cristo delante de Dios como una obra intercesora para beneficio de los que creen.

A. En Romanos 8:34, la seguridad de que ninguna acusación cuenta contra los hijos de Dios es afirmada por el hecho dinámico de la triple obra redentora de Cristo, a saber: su muerte, resurrección e intercesión.

B. Por lo tanto, el ministerio sacerdotal de Cristo no se limita a su ofrenda sacrificial en la cruz; continúa para siempre manteniendo un sacerdocio permanente (He. 7:24), que lo habilita, en todo tiempo, para salvar a aquellos que por medio de él se acercan a Dios, viviendo siempre para interceder por ellos (He. 7:25).

C. En este texto (He. 7:25) el poder de la función intercesora de Cristo se indica con el tiempo presente del participio "viviendo" y con el adverbio "siempre", los cuales denotan una operación continua y permanente.

D. Es de observarse que el tiempo presente también se usa en 1 Juan 2:1 en referencia al abogado: "Hijitos míos, estas cosas os escribo para que no pequéis; y si alguno hubiere pecado, abogado tenemos para con el Padre, a Jesucristo el justo."

VI. Por causa de su resurrección Cristo es el juez.

A. Por causa de su resurrección, Cristo es no sólo Señor de los vivos y los muertos (Ro. 14:9), sino también su juez Hch. 10:41,42).

B. La función de Cristo en la economía de la salvación no se limita al perdón de los pecados y la intercesión por aquellos que creen en él, sino que se extiende para demandar una respuesta de aquellos que rechazan su gracia; por lo tanto, es él quien juzgará a los vivos y a los muertos (Hch. 10:41,42) en el día que Dios ha establecido para este fin (Hch. 17:31).

VII. La resurrección de Cristo es muy significativa para el creyente porque es la garantía de su propia resurrección.

A. Al creyente, a quien por causa de la resurrección de Cristo se le ofrece bendición y conversión (Hch. 3:26), luz espiritual (Hch. 26:23), un nuevo nacimiento (1 P. 1:3), arrepentimiento y perdón de pecados (Hch. 5:30), y la seguridad de un intercesor (Ro. 8:34), le es asegurada también su propia resurrección por causa de la resurrección de Cristo.

B. Además de los beneficios redentores que pertenecen a la edad presente está el escatológico de la resurrección final, porque Cristo es la primicia de los que durmieron (1 Co. 15:20), y aquellos que han sido unidos a él en su muerte ciertamente serán unidos a él en su resurrección (Ro. 6:5; 2 Co. 4:14; 1 Ts. 4:14).

Conclusión. Por lo que hemos visto, entonces, la resurrección de Cristo es importante porque declara el carácter especial de Cristo como Hijo de Dios; lo hace Señor de todo, en esta era y en la por venir; lo confirma como Salvador que puede interceder por aquellos que creen en él, y como el que habrá de juzgar a los vivos y a los muertos. La resurrección de Cristo, además, es muy importante para el creyente porque es la garantía de su propia resurrección.

 

DEPRAVACIÓN DEL HOMBRE

Romanos 3:23

Introducción. La Biblia presenta a toda la raza humana, sin Cristo, en un estado de suma perdición. Este estado se describe como una condición de dureza de corazón (Ef. 4:18) e ignorancia que hace a los hombres blasfemar y actuar contra la sabiduría de Dios (1 Ti. 1:13), a ser vanos en sus mentes (Ef. 4:18), y desear aquello que es malo (1 P. 1:14). Este estado también se describe como uno de esclavitud (Gá. 5:1), muerte (Ef. 2:1-5), separación (Ef. 2:11-13), enemistad (Ef. 2:14-18), oscuridad (Ef. 5:8), insensatez, desobediencia, malicia, envidia y odio (Tit.  3:3).

Por causa de sus inclinaciones carnales el hombre sigue vicios repugnantes llamados las obras de la carne" (Gá. 5:17-21), las cuales le impiden que herede el reino de Dios (Gá. 5:2l).

I. De acuerdo a las Escrituras el pecado es heredado por toda persona que viene al mundo.

A. El resultado es que todos los hombres son pecadores por naturaleza y no sólo las víctimas de fuerzas malas que le atacan de afuera.

1- En Efesios 2:3 San Pablo le dice a sus lectores (y oyentes) que eran, tanto ellos como él, "por naturaleza hijos de ira, lo mismo que los demás", dando a entender que la naturaleza corrupta no es algo que se adquiere por fuerza o por imitación, sino todo lo contrario un estado original y hereditario.

2- El pecado, por lo tanto, es una anomalía congénita de la naturaleza caída de la raza humana de la cual todos participan.

B. Esta condición corrupta frecuentemente es llamada "pecado original" que significa que el pecado procede desde el origen mismo de la raza humana, que está presente en cada persona desde el momento mismo de su nacimiento, y que es la causa de todos los pecados.

C. La Biblia insiste en sus páginas en que el pecado es un estado universal. No es una anomalía espiritual que se puede atribuir a cierta gente, sino todo lo contrario, una realidad universal.

1- "Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios" (Ro. 3:23).

2- "...ya hemos acusado a judíos y a gentiles, que todos están bajo pecado" (Ro. 3:9).

D. La universalidad del pecado se establece tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento, por ejemplo:

1. Antiguo Testamento

a. "Ciertamente no hay hombre justo en la tierra, que haga el bien y nunca peque" (Ec. 7:2).

b. "...porque no hay hombre que no peque" (1 R. 8:46).

c. "Jah, si mirares a los pecados, ¿quién, oh, Señor podrá mantenerse?" (Sal. 130:3).

d. "Porque no se justificará delante de ti ningún ser humano" (Sal. 143:2).

e. "¿Quién podrá decir: Yo he limpiado mi corazón, limpio estoy de mi pecado?" (Pr. 20:9).

2. Nuevo Testamento

a. "Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros" (1 Jn. 1:8).

b. "Si decimos que no hemos pecado, le hacemos a él mentiroso, y su palabra no está en nosotros" (1 Jn. 1:10).

c. Según San Pablo, Dios le manda a todos los hombres que se arrepientan, dando a entender que todos están bajo condenación (Hch. 17:31).

d. El llamado universal de San Pablo al arrepentimiento concuerda con el de Cristo: "...si no os arrepentís, todos pereceréis igualmente" (Lc. 13:3,5).

II. En qué consiste el pecado.

A. A la luz de los varios términos que se usan en los idiomas bíblicos (hebreo y griego) para describir la condición moral de la raza humana, se puede notar que el pecado, básicamente, es una falta de conformidad a la naturaleza de Dios, una violación de su ley divina.

1- En la Biblia, la descripción unánime de sus autores de la condición moral de] hombre es una de fracaso y derrota.

2- Todo hombre es consciente de que no vive siempre de acuerdo a los valores morales que están grabados en su conciencia.

3- Toda la raza humana se presenta siendo víctima de una fuerza negativa que obliga a la gente hacer lo que claramente sabe que es mal, y a no hacer lo que es bueno.

4- En todos hay el convencimiento de una falta fundamental de rectitud y de una deteriorización interna que produce remordimiento de conciencia y culpa.

B. La condición contaminada del hombre incluye dos hechos fundamentales:

1. Falta original de rectitud, y

2. Una disposición activa hacia el pecado.

C. Ya que esta condición hereditaria de corrupción moral penetra toda la naturaleza humana, extendiéndose a todas las facultades y fuerzas, tanto del alma como del cuerpo, es que se le llama "depravación total".

D. Sin embargo, depravación total no significa:

1. Que todos los hombres son tan pervertidos como pueden ser.

2. Que el hombre no tiene un conocimiento innato de la voluntad de Dios, o una conciencia que juzga entre lo que es bueno y lo que es malo.

3. Que el hombre es incapaz de tener afectos y emociones desinteresados en sus relaciones con sus semejantes.

E. Significa que toda la naturaleza humana ha sido afectada por el pecado y que el hombre, en su totalidad, necesita la gracia redentora de Dios.

III. El resultado del pecado del hombre.

A. Como resultado de la fuerza del pecado sobre toda la naturaleza humana, sus facultades espirituales fueron afectadas al extremo de que la persona no puede producir su propia justicia por medio de méritos personales.

1- Esto se llama "inhabilidad total".

2- Pero "inhabilidad total" no significa que la persona no puede hacer el bien de ninguna manera; significa que nadie puede obtener el favor redentor de Dios por medio de hechos personales; nadie puede ser salvo en base a méritos personales.

B. Esta naturaleza pecaminosa es tanto una condición interna como una variedad de actos externos.

1- El estado deteriorado de la raza humana se describe como una corrupción congénita con la cual la persona viene al mundo: "He aquí, en maldad he sido formado, y en pecado me concibió mi madre" (Sal. 51:3).

2- También se describe como una serie de hechos malos que son manifiestos: "Y manifiestas son las obras de la carne..." (Gá. 5:22).

C. La condición interna de corrupción y los actos externos, son inseparables: los hechos malos de una persona no son errores accidentales causados por mera negligencia, sino la consecuencia inevitable de un estado corrupto.

D. Su estrecha relación la describió el Señor cuando dijo que de adentro del corazón del hombre, salen los malos pensamientos (Mr. 7:21), y que el árbol es conocido por sus frutos (Mt. 13:33).

Conclusión. El pecado, por lo tanto, como fuerza negativa que controla toda persona irredenta, se caracteriza por los siguientes hechos que son indiscutibles: 1) es una realidad y no un mero concepto filosófico; 2) es, tanto una falta de conformidad a la naturaleza de Dios como una violación de su ley divina; 3) produce remordimiento y culpa, y 4) es tanto un estado como un acto.


Google
Web Busca en nuestra página
 

 

Estudios Bíblicos

                     Sección 2

  En esta sección te presentamos los siguientes estudios bíblicos:

  La muerte de Cristo
  La Resurrección
  Depravación del hombre 

                     Nota

Estos estudios vienen a ser de gran ayuda para comprender mejor algunos temas bíblicos.

::  Portada   ::      ::   Anterior   ::      ::   Subir    ::      ::   Siguiente    ::

Copyright © 2005 www.hermanosunidosencristo.org. All rights reserved. Un ministerio de la Iglesia Hermanos Unidos en Cristo de Burbank, CA. Estados Unidos